Al diablo las instituciones de EU



Ciudad de México.- Mandar al diablo a las instituciones mexicanas en 2006 como candidato perdedor, pero con una amplia base social, no tiene el mismo significado que descalificar a las de otro país como presidente de la República.



En Estados Unidos hay una cultura de respeto a las instituciones, solo hay que ver cómo en las elecciones de noviembre los estadounidenses echaron de la presidencia a Donald Trump, quien pasaba por encima de todo lo que le estorbara.



El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, arremetió contra la investigación que en Estados Unidos implicó al ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, en producción, distribución e importación de droga y lavado de dinero.



TE PUEDE INTERESAR: Mi experiencia Covid



Hacer públicas las pruebas que Estados Unidos tenía en contra del general Cienfuegos y acusar a la DEA de “fabricar” delitos no es algo habitual en la relación bilateral ni responde a la supuesta confianza que debe existir entre dos países que deberían de luchar codo a codo contra el narcotráfico.



Es evidente que el presidente mexicano está más del lado de los narcotraficantes –liberó a Ovidio Guzmán López y se bajó de su camioneta para saludar a la madre de Joaquín “El Chapo” Guzmán—que de las miles de víctimas que han perdido la vida a manos de estos delincuentes.



Aunque algunos interpreten como una decisión “quirúrgica” porque Joe Biden sacará de la DEA a todos los leales a Trump, en Estados Unidos las cosas funcionan diferente.



Y si bien podría ser una investigación frágil por las pruebas enviadas a la Fiscalía General de la República, pues no hay la certeza de que quien escribió esos mensajes fue el general Cienfuegos, el mayor mérito del gobierno mexicano y del presidente López Obrador hubiera sido guardar prudente silencio.



Pero los afanes protagónicos les ganan y en aras de la transparencia –que no existe al interior de este gobierno—violan el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos.



La confianza y la cooperación están lastimadas y quien más pierde en este escenario es México, aunque los aplaudidores de este gobierno quieran tapar un error colosal con verborrea.

  • Mauricio Juárez

    Mauricio Juárez

    Licenciado y maestro en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Trabajó como reportero en los periódicos El Nacional, La Crónica y Milenio, cubriendo asuntos políticos. En el gobierno federal ha sido subdirector de Información del Instituto Nacional de Migración; subdirector, director y director general adjunto de Información de la Secretaría de Gobernación. En el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se desempeñó como jefe de la Unidad de Difusión y Planeación de la Coordinación de Comunicación Social.