Baptiste Lormand: morir a golpes por un cogñac



Ciudad de México.- Es extraño que los ladrones maten a golpes. Las armas, blancas o de fuego, permiten un desenlace menos complicado y riesgoso.



Pero los asesinos de Baptiste Lormand y Luis Orozco decidieron maltratarlos, torturarlos, hasta llevarlos a la muerte.



Los cuerpos fueron descubiertos amarrados y con mordazas.



Es probable que los hayan interrogado para aumentar el botín, que hasta donde informan las autoridades, fue de vinos y licores caros.



Los policías y los fiscales que indagan el caso, insisten en que no se perfiló la dinámica de un secuestro, una extorsión o del cobro de piso y por ello se inclinan por el robo.



El matiz es importante a nivel de inteligencia y seguridad, pero es poco importante para calmar los miedos y contener la indignación de los vecinos de Polanco, de los restauranteros y de la comunidad francesa en nuestro país.



TE PUEDE INTERESAR: Viene terrorismo fiscal a la CDMX

Lormand y Orozco, dueño y gerente de Surtidora Don Batiz, eran queridos y respetados, por eso vecinos y comerciantes salieron a manifestarse, a exigir respuestas a las enormes dudas que los crímenes generan.



Lormand y Orozco murieron de la peor de las formas y las hipótesis alrededor de su caso, no hacen sino advertir la presencia de criminales que dieron un paso más a la brutalidad y que puede significar un signo, un síntoma de lo que está ocurriendo en las cloacas delictivas de la Ciudad de México.



Por fortuna, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, detuvieron a Ángel “T”, quien está implicado en los homicidios.



Al momento de ser capturado llevaba varios sobres con cocaína y una botella de coñac Courvoiser XO.



Este sujeto puede contar la historia para despejar dudas, pero también clarificar quiénes son los clientes de sus robos, donde encuentra un mercado para ponerlos en venta.



Si mató como lo hizo, es que estamos ante un horizonte complejo, donde el tamaño del negocio ilegal permite que se actúe salvajemente, como con el narcomenudeo, la extorsión o el cobro de piso y ahora el robo de licores y vinos.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".