Se fue Trump, el mundo respira



Ciudad de México.- Se terminó el gobierno de Donald Trump y es un respiro para el mundo entero.



Los problemas continuarán y nada será sencillo, menos ante la crisis generada por el Convid-19 y sus estragos en salud y economía, pero ya no estará en el mayor centro del poder un irresponsable que no cree en la ciencia y que tuvo un desempeño lamentable en uno de los desafíos más grandes de la historia.



Para México es también una buena noticia, porque quedará atrás la extorsión, aunque iniciará un periodo en el que volverá a contar el apego a la ley, la protección del medio ambiente y el respeto a los derechos humanos.



TE PUEDE INTERESAR: El bumerán Cienfuegos



Y no es que Joe Biden sea un redentor, ni mucho menos, pero es un político profesional e institucional y ante ello no habrá motivo para engaño.



Volverán a funcionar los cauces institucionales, con lo bueno y lo malo que ello tiene, ya que se despejan los caprichos, pero se enfatiza en las reglas y los protocolos.



Para los migrantes puede ser una oportunidad, en la que se les deje de criminalizar a uno y otro lado del Río Bravo.



Quizá uno de los balances más tristes de lo que significó Trump para nuestro país es que nos convertimos en una suerte de Border Patrol, militarizando la frontera sur para impedir que miles de centro americanos, sobre todo, pudieran llegar a Estados Unidos.



Hay quien dice que esto fue el costo de no descarrilar la relación en lo que respecta al plano económico y no son pocos los que piensan que ello significó una renuncia a la política de migración con visión humanitaria en México.



Como sea, hay modo de repararlo y ahí veremos que tanto pesaba Trump o cuánto nuestros propios prejuicios.



Ojalá que Trump solo sea una irregularidad en la historia democrática, que su herencia oscura no perdure y Estados Unidos sea capaz de remontar y sanar todo el daño que causó el aventurero y populista que estuvo a punto de descarrilarlos.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".