ALDF eleva a rango de ley programa de desarme voluntario
ciudad
BETA
ALDF eleva a rango de ley programa de desarme voluntario


- Por unanimidad, el Pleno aprobó la iniciativa


Con el fin de garantizar la permanencia del programa de desarme voluntario impulsado por el Gobierno de la Ciudad de México, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó por unanimidad elevar a rango de ley esta política que busca retirar de los hogares, de común acuerdo, la presencia de armas de fuego.

El presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna Estrada, celebró que la iniciativa presentada por el diputado del PRD, Víctor Hugo Romo, contó con el respaldo de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, Morena, Movimiento Ciudadano y PVEM.

“El programa de desarme voluntario ha sido una herramienta más de la Ciudad de México en su papel de incansable promotor de la cultura de la paz y de la no violencia, a través del canje de armas por juguetes, electrodomésticos y otros artículos”, dijo Luna Estrada en conferencia de prensa, acompañado por el secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva y diputados locales.



El presidente de la Comisión de Gobierno destacó que la ALDF busca dar certeza y permanencia a una política de gobierno que ha generado un impacto importante en la disminución de la incidencia delictiva, a través de la recepción de 18,137 armas cortas, 6,932 armas largas, 2,082 granadas y otros explosivos, cartuchos útiles de distintos calibres y 12,449 cargadores de diferentes tipos.

“Hoy estamos aprobando esta iniciativa que convierte en ley y que obliga sea permanente este programa tan exitoso. Los datos son contundentes, por eso nos congratulamos que el día de hoy se apruebe esta iniciativa”, dijo Luna Estrada.

El secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva reconoció la labor, el compromiso y la visión de las mujeres y hombres que integran la VII legislatura y agradeció elevar a rango de ley este programa, el cual busca llevar calidad de vida y una cultura de paz y no agresión en los hogares.

Destacó que este programa no criminaliza, quien tenga un arma en su casa no comete una conducta criminal y que el siguiente paso es el desarme voluntario a domicilio con personal de la Sedesol y de la Secretaría de Seguridad Pública.

El diputado promovente de la iniciativa, Víctor Hugo Romo, dijo que convertir en ley el desarme voluntario ratifica y promueve la vocación pacifista y antiarmamentista de la CDMX.

Además, añadió, propicia en la sociedad una nueva cultura de la no violencia en las nuevas generaciones y obliga a los apoyos interinstitucionales para realizar el desarme ciudadano voluntario.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la ALDF, José Espina, destacó la importancia de subir este programa a rango de ley, pues hay 100,000 armas de fuego en el país, según cálculos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

“Pero este programa es muy efectivo. En Cuajimalpa, se entregaron 3,000 armas y vamos a seguir haciendo este programa ley en la Ciudad de México para que haya menos violencia y las familias estén más seguras”, dijo el diputado panista.

El vicecoordinador del grupo parlamentario del PRD en la ALDF, Raúl Flores, celebró la aprobación. “Qué bueno que la política pública en la Ciudad de México se hace ley, no son leyes abstractas, no estamos aquí haciendo una ley sobre algo que no sea un programa eficiente y exitoso”, dijo el diputado Flores.

El programa de Desarme Voluntario fue impulsado por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, al inicio de su administración, y participan en su operación la Sedesol, la SSP y las 16 delegaciones y tiene coordinación a nivel nacional con la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, a quienes se entregan las armas para su destrucción.

Con las armas aseguradas hasta ahora se elaborará la escultura de un par de alas a cargo del maestro Jorge Marín para el paisaje urbano en la Ciudad de México.


Publicado por: Equipo de redacción 2017-05-23 318
Tags: CDMXALDFProgramaDesarme Voluntario

¿Qué opinas?


Más de ciudad