Albergará el Museo de la Ciudad de México la exposición Constelaciones de lo imposible, de Irma Grizá

Fecha de publicación: 2016-09-22 por

BETA

A partir del 24 de septiembre de 2016 y hasta el 15 de enero de 2017, en el Museo de la Ciudad de Méxicose presentará la exposición Constelaciones de lo imposible, de la artista plástica mexicana Irma Grizá, con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX).

Dicha muestra está formada por un total de 48 pinturas al óleo, en diferentes formatos, realizadas a lo largo de los últimos 10 años. Se trata de una serie de carácter abstracto con la que su autora continúa su proceso de experimentación con la paleta de color, las texturas y los planos de composición en el espacio pictórico.

Con ello la artista logra una inusitada profundidad como si se tratara de levantamientos arquitectónicos y calas estratigráficas; su esencia radica en el cosmos, donde predominan los colores claros mezclados con ocres, haciendo de su obra una muestra rica en texturas.

Con la curaduría de Luis Ignacio Sáinz y la coordinación curatorial de Brenda Luna Lobato, la museografía es responsabilidad de Héctor Pérez Frutos, con la participación del museógrafo del Museo de la Ciudad de México, Antonio Cortés.

La muestra cumple una itinerancia que inició en el Museo de Arte Moderno a€œCarlos Olveraa€ de Toluca (marzo-mayo) y continuó en el Museo de Arte Abstracto a€œManuel Felguéreza€ de Zacatecas (julio-septiembre), para llegar finalmente al recinto de la capital del país, precedida por elogiosos comentarios de la crítica especializada.

Una pintura espontánea

Irma Grizá (Ciudad de México), con más de sesenta años de trabajo artístico, comentó respecto de esta muestra itinerante: a€œLa respuesta del público en esos recintos ha sido fantástica. La gente la ha aceptado de muy buena gana y estoy sorprendida porque he visto un mayor interés de las personas por visitar los museos, independientemente del expositor.

a€œYa había expuesto en esos recintos y creo que el público me ha reconocido, porque la asistencia ha sido abundante. Además, la gente está muy interesada en la abstracción, algo que antes era difícil; ahora el público la acepta mejor y con ello siento que mi obra ha tenido reconocimientoa€.

Dijo que en su obra ella plasma lo que siente: a€œMis pinturas nacen del interior. Es una pintura muy espontánea y la voy trabajando poco a poco, plasmando lo que me dicta el color y la forma. No trato de decir algo específicamente, no parto de bocetos sino que pinto en libertad, lo que me dice mi inspiración: es una pintura casi visceral, al momentoa€.

Asimismo, afirmó que a€œdesde la abstracción, hay temas que abordo de manera constante, aunque considero que la abstracción es en sí misma un tema. Yo misma me sorprendo de las formas, las texturas, los colores que van surgiendo sin proponérmelo, porque en la abstracción no se está uno sujeto a nada figurativo, y me satisface enormemente lo que va quedando en la telaa€.

Una obra para todos los públicos

En cuanto a los cambios registrados en el colorido de su obra, expresó: a€œPuedo decir que estoy en una etapa en la que mi paleta de colores se ha reducido mucho, y es lógico hacer esto en una trayectoria de casi 60 años de trabajo. Ahora recurro más a los colores blancos, azules, tierras, tal vez un toque de verde, pero muy poco, sólo cuando busco una mayor vibración o un efecto muy especiala€.

Aclaró que a€œyo no pinto para alguien en especial, mi obra es para todos; sin embargo, debo reconocer que los jóvenes ahora se han acercado más a mis propuestas; me parece que el abstraccionismo les está llamando la atención, les está proponiendo un diálogo, y me encanta que estén atentos y vayan a los museos, en especial a ver mi obraa€.

Sin embargo, aclaró: a€œLo cierto es que yo pinto para mí misma, pero me satisface mucho que sea para todos, que proponga diálogo para todas las edades, y que cada quien saque sus conclusiones acerca de lo que ven en esta Constelaciones de lo imposiblea€.

Irma Grizá consideró que se encuentra en el mejor momento de su trayectoria: a€œTengo 60 años pintando y desde un principio me di cuenta que a la gente le gustaba mi estilo; puede ser que a los 40 años ya tenía yo un lugar en la pintura mexicana, con una obra consolidada, producto de largas horas y jornadas de trabajo dentro del arte. Y sigo pintando porque considero que yo soy la pintura, y pinto porque soy pintora, eso hago y siento; sigo aquí trabajando y tratando de lograr cada vez algo nuevo y mejora€.

La trayectoria de un sueño

Irma Grizá es originaria de la Ciudad de México, donde estudió pintura y grabado en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (Academia de San Carlos) de la Universidad Nacional Autónoma de México. Con casi 60 fructíferos años de vida profesional, su extensa obra se ha presentado en treinta exposiciones individuales y decenas de muestras colectivas, en galerías y museos de México, Estados Unidos y Francia.

Su más reciente muestra individual, Altamar, se presentó en febrero de 2014 en la Galería Contempo de Puerto Vallarta. De manera colectiva, participa actualmente en la exposición Máscaras mexicanas, simbolismos velados en Palacio Nacional.

Comprometida con la ecología, Irma Grizá participó en el proyecto Los artistas responsables en defensa de la fauna, libro y colección de huevos de avestruz intervenidos por 60 artistas, la cual se mostró al público en diciembre de 2014 en el Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo. En 2012 se publicó el libro Fatigas del dibujo, por Irma Grizá, de Luis Ignacio Sáinz, un proyecto editorial conjunto entre la UAM Azcapotzalco y la editorial Aguijón del Asombro.

En 1990 obtuvo uno de los premios otorgados por el Grupo de los Dieciséis, A.C. para exponer en París, Francia. Sobre su obra han escrito plumas de la talla de Raquel Tibol, Luis Ignacio Sáinz, Miguel Ángel Echegaray, Alberto Ruy Sánchez, Hugo Hiriart, Eliseo Alberto, Francisco Serrano, Alfonso Alfaro y Margarita de Orellana, entre otros.

Nada más difícil que la simplicidad en el arte

Por ejemplo, el escritor Hugo Hiriart señala: a€œNo deja de ser enigmático que el camino de la creatividad de Irma Grizá la haya llevado tan lejos. La vía recorrida por Irma es la de la simplicidad. Nada es más difícil en el arte que alcanzar simplicidad, esto es, que nada falte ni nada esté de más, id est, que el trabajo esté perfectamente unificadoa€.

Por su parte, Luis Ignacio Sáinz apunta: a€œLa pintura de Irma Grizá no pretende nada en particular, se impone en su naturalidad. Desde su origen renunció a la pretensión de la prédica propia del profeta, refugiándose en la sensualidad de una mirada poética, capaz de observar y procurar pequeñas y desconcertantes revelaciones en sus constelaciones de luz y vacío: convida sus aciertos, jamás lo imponea€.

Y Margarita de Orellana, amiga de toda la vida de la artista, expone: a€œHe sido testigo, estos últimos 32 años, de su forma de caminar por la pintura, crecer como artista en ella y de nutrirnos en muchas maneras.

a€œPero no dejo de alimentarme estéticamente de esas primeras frutas discretas que decoraban los muebles de su casa hace más de 50 años. Ahora, como entonces, me impresiona ese sentido plástico que ejerce en su propio ámbito y cómo, con rigor, en el oficio y una generosa pasión gozosa, lo va transformando y extendiendo a su vida plena de artistaa€.

La exposición Constelaciones de lo imposible, de Irma Grizá, se inaugurará el próximo sábado 24 de septiembre a las 12:00 horas en el Museo de la Ciudad de México (Pino Suárez Núm. 30, Centro Histórico), donde permanecerá hasta el 15 de enero de 2017 con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Tags: MéxicoCiudadNacionalEstadoSecretaríaCentroCulturaMiguelEstados

Comparte

¿Qué opinas?




RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5


Te recomendamos






Twitter


Hosted By Web Hosting by StartLogic