Develan placa por fin de temporada de La desobediencia de Marte, obra de Juan Villoro

Fecha de publicación: 2017-10-24 por

BETA

La puesta en escena La desobediencia de Marte, dramaturgia de Juan Villoro, concluyó temporada en el Teatro Helénico, donde el Secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín, develó la placa conmemorativa junto con el primer actor Héctor Bonilla, ante un auditorio repleto.

El funcionario capitalino felicitó a todos los que hicieron posible la obra y también a todo el público presente, quien con su asistencia, destacó, da continuidad a la vida cultural de la ciudad, pausada tras el sismo de 7.1 grados Richter del pasado 19 de septiembre. “Ir al teatro es una forma de estar juntos, de levantarnos y de celebrar la vida con inteligencia”, expresó Vázquez Martín.

Escrita por el también periodista Juan Villoro, bajo la dirección de Antonio Castro y protagonizada por Joaquín Cosío y José María de Tavira, la obra yuxtapone en escena los misterios del universo y las enigmáticas relaciones entre seres humanos, para revelar al público la pasión del teatro. Con 70 representaciones, la pieza cerró temporada en el Teatro Helénico, uno de los primeros recintos en abrir sus puertas tras el sismo.

“Esta obra es un gran homenaje al teatro, a los actores, a este mundo fantástico que nos hace —a diferencia de los científicos— no entender el mundo pero sí conocer su enigma y quererlo más y amarlo más”, dijo el también poeta y promotor cultural momentos antes de la develación.

Por su parte, Héctor Bonilla celebró la puesta en escena como una presencia del teatro dentro del teatro, en un juego maravilloso donde “la congruencia consiste en ser lo que uno dice que es y eso es Villoro, en su actitud artística de búsqueda y re-búsqueda, y al mismo tiempo con su compromiso ciudadano y político”, expresó.

Ante un recinto lleno, el escritor Juan Villoro celebró la heroica complicidad de la asistencia del público tras el terremoto. Enfatizó que la recuperación de la ciudad está en no dejar de ir al teatro y recordar que en otros escenarios de zozobra éste ha sido un espacio de sanación. “En la Segunda Guerra Mundial se representaban las obras de Shakespeare en Inglaterra durante los bombardeos alguna vez Winston Churchill dijo: ¡Ganamos la guerra porque nunca cerramos los teatros!”.

Esta obra es una celebración del teatro, enfatizó el autor. Abre con en encuentro, en 1600, de los astrónomos Tycho Brahe y Johannes Kepler, quienes hablan de los misterios que ocurren en el confín de la galaxia, pero luego pasamos a los misterios, no menos importantes y probablemente más indescifrables, que es la fuerza de gravedad entre las personas y los planetas enigmáticos que somos nosotros, incluso para las personas más próximas, concluyó.

El director de esta puesta en escena celebró que la apertura del Teatro Helénico se haya dado de manera rápida, gracias a la pronta obtención de un dictamen positivo de protección civil: “En momentos así, el teatro se vuelve importante, yo diría incluso fundamental; nos da un espacio para hacer comunidad, para reencontrarnos y para reconstruirnos”, compartió Castro.

En la última presentación de La desobediencia de Marte, en la que Joaquín Cosío interpreta al astrónomo danés Tycho Brahe y José María de Tavira al astrónomo y matemático alemán Johannes Kepler, el público ovacionó a los actores por su impecable actuación y brindó un caluroso aplauso a cada uno de los que hicieron posibles esta puesta en escena.

Tags: RepresentacionesJoaquín CosíoJosé María de TaviraAntonio CastroTeatro HelénicoJuan VilloroEduardo Vázquez MartínLa desobediencia de Marte

Comparte

¿Qué opinas?