Las piezas precolombinas jugaron papel de suma importancia en Diego Rivera: Juan Rafael Coronel
espectaculos
BETA
Las piezas precolombinas jugaron papel de suma importancia en Diego Rivera: Juan Rafael Coronel

Su interés por el arte precolombino lo llevó a formar una gran colección y a tomar las formas prehispánicas en su obra plástica

La primera pasión de Diego Rivera fue la pintura, que lo llevó a convertirse en el gran creador plástico que fue, y su segunda pasión fue la arqueología, gracias a la cual pudo conformar una colección de piezas de las culturas precolombinas integrada por más de 59 mil objetos, destacó Juan Rafael Coronel, curador e historiador del arte.

Juan Rafael Coronel participó en la charla Diego Rivera coleccionista, realizada en el marco de la exposición Diego Rivera y Kurt Stavenhagen, coleccionistas de arte prehispánico, que se exhibe en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, recordó que para el pintor la adquisición de las obras arqueológicas estaba incluso antes que su familia.

El especialista refirió indicó que a sus hijos les legó un problema legal de más de 20 años, mientras que creó un fideicomiso particular, un acto impensable para su época, que garantizara el resguardo de sus colecciones, tanto de pintura, dibujos, estudios y fotografías, como de las piezas precolombinas.

Juan Rafael Coronel aseguró que el arte precolombino jugó un papel de suma importancia para Diego Rivera, no sólo por la colección particular que conformó en un tiempo, entre los años treinta y cincuenta del siglo pasado y que junto a otras fueron el primer resguardo arqueológico de la nación, porque el país no estaba interesado ni tenía los recursos para hacerlo en ese entonces, sino también porque de esas piezas se apropió de formas prehispánicas que aparecieron en su obra plástica.



En la charla también estuvo la investigadora Claudia Bodek, nieta de Kurt Stavenhagen, quien apuntó que su abuelo, un emigrante alemán que llegó a México en 1941, era un coleccionista nato y fue a partir de una figurilla adquirida en La Lagunilla que desarrolló esa gran pasión.

Señaló que su abuelo vivió en las décadas de los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado en México, y formó una colección de arte prehispánico cuyo eje temático era la estética en la vida cotidiana y que además le brindó una entrañable amistad con Diego Rivera.

Los interesados en descubrir una parte de las colecciones de ambos personajes pueden visitar hasta el 6 de noviembre la muestra Diego Rivera y Kurt Stavenhagen, coleccionistas de arte prehispánico que está integrada por 168 piezas, de las cuales 68 son figuras prehispánicas de primer nivel, 34 procedentes de la colección que integró Diego Rivera con más de 59 mil piezas y 34 de la colección Stavenhagen que, resguardada en el Centro Universitario Tlatelolco, contiene más de 3 mil piezas.

Cabezas, vasijas, máscaras, figuras, cráneos, silbatos y ollas se presentan en esta exposición en un diálogo con obras realizadas por Rivera, como bocetos, estudios, dibujos, acuarelas, detalles de murales y óleos, como el Retrato de Lore Stavenhagen y Retrato de Modesta e Inesita.


Publicado por: Equipo de redacción 2016-10-27 283
Tags: MéxicoCentroMuseoJuanCasaEstudioépocaClaudia

¿Qué opinas?


Más de espectaculos