Llama Sedesa a prevenir daños a la salud en temporada de calor
salud
BETA
Llama Sedesa a prevenir daños a la salud en temporada de calor

Daños en la piel por exposición prolongada al sol, infecciones gastrointestinales, deshidratación y golpe de calor son padecimientos frecuentes durante la temporada.

Los grupos más vulnerables son los menores de cinco años, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas degenerativas.


La Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México hace un llamado a la población a tomar medidas preventivas durante la temporada de calor con el propósito de reducir riesgos en la salud como daños en la piel por exposición prolongada al sol, infecciones gastrointestinales, deshidratación y golpe de calor.

La Sedesa recomienda evitar la exposición prolongada al sol, ya que esto puede provocar el llamado a€œgolpe de calora€, caracterizado por la presencia de dolor de cabeza, temperatura corporal mayor a 40A°C, sensación de fatiga, pulso acelerado, incremento de la presión arterial y náuseas.

En caso de realizar actividades al aire libre, se sugiere usar gorra, vestir ropa ligera de colores claros y manga larga; utilizar filtro solar con factor de protección mayor a 30 y tomar abundantes líquidos.



Un largo período de exposición solar puede provocar daños agudos a la piel como quemaduras manifestadas por enrojecimiento, ardor, dolor y en casos extremos ampollas.

En niños pueden presentarse manchas blancas y comezón en cara y brazos; en adultos pueden aparecer granos y manchas rojas, comezón, paño (melasma), manchas oscuras y envejecimiento prematuro.

Para evitar infecciones gastrointestinales se deben ingerir alimentos inmediatamente después de ser preparados, desinfectar frutas y verduras, utilizar agua potable, hervida o clorada, tomar muchos líquidos, lavarse las manos constantemente y procurar no consumir productos en la vía pública.

En caso de presentar síntomas de diarrea como más de tres evacuaciones por hora, dolor, vómito o convulsiones, se debe acudir al Centro de Salud más cercano y evitar la automedicación.

La deshidratación es un factor de riesgo si no hay una atención médica oportuna, los síntomas son: sequedad de mucosas, disminución de la elasticidad de la piel, hundimiento de globos oculares, taquicardia, disminución en el flujo de orina y pérdida de peso.

Por ello es importante tomar suficientes líquidos como jugos naturales, aguas de fruta preparadas en casa y natural, especialmente si se realiza esfuerzo físico.

Los grupos más vulnerables son los menores de cinco años, adultos mayores y personas con enfermedades crónico-degenerativas como diabetes mellitus, insuficiencia respiratoria crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia respiratoria y aquellas que se encuentren bajo el suministro de medicamentos o sustancias que contengan diuréticos, antihistamínicos (fármaco para controlar alergias) y antiarrítmicos (tratamiento para alteraciones del ritmo cardíaco).

Para mayor información, la Sedesa pone a disposición las 24 horas, los 365 días del año, el centro de atención telefónica Medicina a Distancia 5132 0909, donde los usuarios podrán recibir orientación médica, psicológica y nutricional.


¿Qué opinas?


Más de salud