Brigada politécnica lleva cultivos hidropónicos y composta a Michoacán

Fecha de publicación: 2017-08-02 por

BETA

Con el objetivo de combatir la escasez de agua, garantizar el cultivo de hortalizas e incentivar su autoconsumo, principalmente en comunidades de bajos recursos, la brigada de Ingeniería del Instituto Politécnico Nacional (IPN) capacitó a pobladores de diversas comunidades de Uruapan, Michoacán, en la elaboración y uso de un sistema de cultivos hidropónicos y de composta.

El equipo, conformado por estudiantes de las ingenierías en Bioquímica, Biónica y Química Industrial, platicó con pobladores de las comunidades San Lorenzo, Angahuan, Taretan, Tahuejo y Tomendán acerca de esta tecnología que es fácil de fabricar y que requiere una inversión de alrededor de 150 pesos.

Rodrigo González Vázquez, coordinador de la brigada, detalló que el sistema de cultivos hidropónicos consta de una estructura de tubos de policloruro de vinilo (PVC) con agujeros, en donde se colocan canastillas con trozos de esponja que sostienen las semillas. A través del canal de PVC corre el agua con los nutrientes necesarios para que la planta crezca.

Lo anterior es posible, gracias a que el usuario disuelve 40 gramos de nutrientes (que se pueden conseguir en agroquímicas) en 20 litros de agua, y que hace pasar por el sistema tres veces al día, dejando que el líquido bañe las esponjas por 15 minutos.

Este sistema permite ahorrar espacio con un suelo en condiciones óptimas, así como agua, ya que los 20 litros empleados pueden recircular por el sistema durante varios días, destacó el egresado de la licenciatura de Químico bacteriólogo y parasitólogo de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas.

Explicó que los nutrientes contienen calcio, magnesio, hierro y fósforo, entre otros minerales. Cada fórmula está destinada a plantas de cierto tipo, con lo que se garantiza el crecimiento de las mismas.

Otra ventaja es que el uso de este sistema puede generar un impacto económico de alrededor de 400 pesos mensuales, monto ahorrado que podría destinarse a diversas necesidades y gastos de salud, educación y/o esparcimiento; lo que ayudaría sustancialmente para mejorar la calidad de vida en comunidades pobres.

Por otro lado, señaló que a pesar de que esta zona produce zarzamora, aguacate y caña, los campesinos no siempre saben cómo elaborar composta.

“Mucha gente piensa que se hace aventando la fruta sobre el suelo, pero no es así, se requiere cierta técnica y lleva determinado tiempo para que proliferen los microorganismos y se vaya degradando la materia orgánica. Posteriormente se oxigena al revolver la materia para evitar que las bacterias anaerobias pudran el contenido de la materia orgánica y se puedan producir ácidos húmicos”.

La otra variedad es la lombricomposta, la cual ofrece beneficios importantes debido a que aporta más nutrientes al suelo, puesto que la cantidad de ácidos húmicos que se producen es mayor que en la composta tradicional.

En este mismo municipio purépecha, la brigada de salud, conformada por 11 profesionales de las disciplinas de medicina general, psicología, optometría, odontología y enfermería, ha atendido a alrededor de 600 personas.

Las consultas médicas han permitido detectar enfermedades crónico-degenerativas, entre las que destacan dos casos de cáncer en la piel, del tipo melanoma; así como diabetes e hipertensión, comentó el coordinador de la brigada médica, Luis Ángel Montoya Piña.

En el caso de la diabetes, se encontró que 30 por ciento de quien padece esta enfermedad no lo sabía y del resto de pacientes sólo 10 por ciento tenía un control sobre su glucosa y cuidaba su dieta.

Algo similar ocurre con las personas hipertensas, que son pocas las que están controladas, puesto que ingieren cantidades mínimas de verduras y frutas, sí una gran cantidad de carbohidratos.

En la especialidad de odontología se observaron caries graves en niños, producto de un alto consumo de bebidas azucaradas como refrescos y dulces, puntualizó el egresado de la Escuela Superior de Medicina. Además, se registraron infecciones estomacales y parasitosis en menores, derivadas de la falta de higiene, atribuible a factores desinformación en cuanto a salud pública y prácticas de prevención, más que relacionados a la falta de servicios, como el de agua potable.

Ansiedad, depresión y alcoholismo son los problemas psicológicos más frecuentes en el lugar. Respecto a esto, los estudiantes de Psicología, Liliana García Lavariega y Dante Alberto Misael Ronquillo Pineda, comentaron que la mayor parte de las consultas se otorgaron a mujeres, quienes presentan síntomas de ansiedad debido a la presión excesiva por la responsabilidad que tienen, pues además de trabajar fuera del hogar, deben cumplir con tareas domésticas.

En tanto, los hombres habitualmente se restringen a reconocer las emociones, bloqueándolas y afectando la comunicación de la familia, aunado al problema de alcoholismo que presentan.

El servicio de psicología también dio pláticas sobre somatización y manejo de emociones, así como de la importancia del cuidado de la salud, en la que destacan los hábitos de una alimentación sana y la práctica de ejercicio para prevenir enfermedades.

Los jóvenes brigadistas coincidieron en la necesidad de más personal que pueda atender casos de este tipo en las instituciones municipales y estatales, con el propósito de que las personas reciban un tratamiento integral.

Tags: MichoacánEscasez de AguaCultivo de HortalizasCultivos HidropónicosComposta

Comparte

¿Qué opinas?




RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5