CONMEMORA MUSEO CASA DE CARRANZA EL CENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN MEXICANA

Fecha de publicación: 2017-01-31 por

BETA

Venustiano Carranza es el caudillo de la Revolución Mexicana que menos simpatía despierta, sin embargo, fue el único líder exitoso del periodo armado: logró establecer un sistema político y las bases para un nuevo Estado a través de la elaboración y promulgación de la Constitución de 1917 que ha regido a México por 100 años. En el centenario, que se conmemora en 2017, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tiene lista la casa del Primer Jefe para celebrar la Carta Magna.

En la esquina de Río Lerma y Río Amazonas, colonia Cuauhtémoc, el museo que se alberga en la mansión amarilla de estilo afrancesado que edificó el ingeniero Stampa en 1908, invita al público a visitar tres salas renovadas con una visión más íntima del personaje y dos exposiciones que evocan a quienes escribieron la máxima ley del país

De ese inmueble histórico, Carranza sería su morador más distinguido, la habitó durante sus últimos seis meses de vida, antes de salir hacia Veracruz para instalar un gobierno contrario al grupo de Álvaro Obregón; finalmente, en la sala de esa residencia sería velado, luego de ser asesinado el 21 de mayo de 1920, en Tlaxcalatongo, Puebla, durante su camino al sureste.

Hoy la casa alberga un museo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En 11 salas presenta los espacios, muebles y objetos personales que rodearon al Varón de Cuatro Ciénegas. Sin embargo, hacía falta abordar una faceta más íntima que permitiera valorar al personaje y el legado que dejó, advierte Lorenza del Río, directora del recinto. Con ese fin, se emprendió un proyecto de reestructuración de tres de sus espacios de exhibición. Los nuevos espacios están listos para ser recorridos.

La reestructuración inició hace varios años; en la primera etapa se restauraron techos, pisos, el auditorio y se renovó la pintura. Ahora, en el marco del centenario de la promulgación de la Carta Magna se reestructuraron tres salas; con ellas, los visitantes se llevan un conocimiento más claro del personaje y de su legado, que es producto de su liderazgo.

Del Río considera que a la historia le ha faltado destacar el papel de Venustiano Carranza como líder constitucionalista, es un personaje poco conocido y señala que culminar con éxito, en un contexto de revueltas como las que se vivieron durante ese periodo revolucionario, no era tarea sencilla, había muchos grupos en pugna. Carranza fue el único que advirtió el concepto de Estado y el primer hombre dentro de la Revolución en presentar una idea de lo que debía ser una nación. Propiamente llega a la consolidación de la Constitución con liderazgo y determinación.

a€œPodemos decir que Carranza abrió la época moderna de México: antes de él ocurrieron el porfiriato y la Revolución, a partir de él inicia el Estado mexicanoa€, y precisamente mostrar ese cambio es el objetivo de las exposiciones temporales que presenta el museo en el marco del centenario de la Constitución mexicana.

Abren al público tres nuevas salas

Resultado de un trabajo curatorial conjunto entre la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH y el Museo Casa de Carranza, las nuevas salas profundizan en la intimidad del prócer revolucionario. La primera, titulada Carranza, el hombre, está dividida en dos secciones: presenta los orígenes familiares en Cuatro Ciénegas, Coahuila, y su participación como funcionario público durante el porfiriato.

Carranza fue presidente municipal de su tierra natal, diputado local, senador y durante la presidencia de Francisco I. Madero, gobernador de Coahuila. La sección exhibe fotografías alusivas a la vida cotidiana del revolucionario, objetos personales, indumentaria que usaba en ocasiones especiales como presidente de la República y en su vida diaria como funcionario.

La segunda sala, Carranza revolucionario, también se presenta en dos partes: la primera habla de su papel como aliado de Madero durante la Revolución de 1910, y cómo más adelante, con el asesinato de éste en 1913, se ve precisado a levantarse en armas contra Victoriano Huerta, dando inicio al movimiento constitucionalista.

La siguiente sección aborda el conflicto posterior a su triunfo frente a Huerta, ahora con Emiliano Zapata y Francisco Villa en la Convención de Aguascalientes, y cómo se ve forzado a ir a Veracruz a establecer su gobierno. En este apartado se exhiben uniformes de Carranza, condecoraciones y el papel moneda usado por las distintas facciones revolucionarias.

La tercera sala es Carranza, el reformador, donde se exhibe un facsimilar de la Constitución de 1917, se habla de los diputados constituyentes que participaron en la elaboración de la Carta Magna, los decretos de Carranza anteriores a la Constitución y que sirvieron como base para elaborar la del 17; el recorrido concluye con su muerte y la explicación de por qué se desata la rebelión de Agua Prieta y cómo, tratando Carranza de llegar a Veracruz por segunda ocasión para nuevamente establecer ahí su gobierno, es asesinado.

Entre las reliquias históricas que se resguardan en las vitrinas de estos espacios, está la camiseta que llevaba puesta Carranza la noche que murió, dos bandas presidenciales: una de ellas portada el día de su toma de posesión, sus sombreros de copa, bombín y una boina, el bastón de carey que usaba para eventos de gala, sus gafas, la pluma con que se firmó la Constitución de 1917 y las balas con las que fueron asesinados José María Pino Suarez y Francisco I. Madero.

Son alrededor de 50 piezas históricas con las que se da cuenta de este periodo de la Revolución Mexicana que culminó con la promulgación de la Constitución que aún rige al país.

Dos exhibiciones conmemoran cien años de la Carta Magna y los constituyentes

En la galería del museo se ha montado una exhibición alusiva a la Constitución. Un recuento histórico de los documentos legales que han dado forma al Estado Mexicano y las doctrinas que han estado detrás de dichos preceptos fundamentales; desde la Constitución de Cádiz (1812), que rigió a la Nueva España y al breve Imperio Mexicano (como documento provisional) posterior a la Independencia nacional, encabezado por Agustín de Iturbide.

También se abordan los intentos insurgentes por dotar a la nueva nación con un estatuto fundamental: los Elementos constitucionales, de Ignacio López Rayón; los Sentimientos de la Nación, de José María Morelos y Pavón, y la Constitución de Apatzingán (1814).

Asimismo, se presentan las constituciones federalistas, como las de 1824, 1857 y 1917, así como las centralistas de 1836 y 1843. El historiador Edwin Álvarez, curador del museo, explica que las primeras décadas del México independiente se caracterizaron por la lucha entre distintas facciones, cada una con un distinto proyecto de nación, pero todas imbuidas de la doctrina liberal que se hizo manifiesta en las cuatro primeras constituciones que hubo en México.

Algunos grupos se inclinaron por una organización de tipo federal, que diera autonomía a las provincias o Estados para emitir sus propias leyes y políticas de gobierno, siempre que no contravinieran a la Constitución federal. Otros optaron por el centralismo, en el que las provincias recibían el nombre de departamentos y no eran autónomas, sino que debían ajustarse a los lineamientos del gobierno nacional.

En el vestíbulo del museo se exhibe Cien años de los debates del Constituyente de 1916-1917. El Congreso Constituyente de Querétaro comenzó a sesionar en noviembre de 1916, dijo Edwin Álvarez, celebrando juntas preparatorias en el Auditorio de la Academia de Bellas Artes de dicha ciudad. Durante diciembre de 1916 y enero de 1917 se realizaron las sesiones ordinarias con sede en el entonces Teatro Iturbide, hoy de la República. Tras concluir sus trabajos, los diputados tuvieron los últimos días de enero para redactar mecanográficamente la Constitución y después firmarla y jurarla, junto con el Primer Jefe Venustiano Carranza, el 31 de enero.

La Constitución fue promulgada el 5 de febrero siguiente, entrando en vigor para regir la vida política y social de México. La muestra expone objetos relacionados con el Congreso Constituyente: el tintero que figuró en la mesa de la presidencia, la urna para recibir los votos de los diputados, la campanilla utilizada para llamar al orden, dos facsimilares: uno de la Carta Magna y otro de un cromo que contiene las fotografías de la mayor parte de los diputados, y la mesa de juntas que la Asociación de Diputados Constituyentes de 1916-1917 empleó para sus reuniones en su sede, el Museo Casa de Carranza.

Los artífices del orden constitucional fueron 417 diputados: 215 propietarios y 202 suplentes; abogados 28%, militares 24%, médicos 9%, ingenieros 9%, maestros 7%, periodistas 4 %, trabajadores 4%, agricultores 3% y 12% tenían otras ocupaciones.

En el transcurso de 2017, el museo llevará a cabo talleres para explicar la Constitución a niños y jóvenes, y un ciclo de cine histórico.

Tags: Bandas PresidencialesObjetosCarranzaINAHExhibicionesActividades CulturalesConstitución de 1917MéxicoRevolución MexicanaCarta Magna

Comparte

¿Qué opinas?


Más de turismo








RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5