EL INAH RINDIÓ HOMENAJE AL ARQUITECTO ENRIQUE CERVANTES SÁNCHEZ

Fecha de publicación: 2017-10-02 por

BETA

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) rindió un merecido homenaje al arquitecto, urbanista y académico Enrique Cervantes Sánchez (1923), por su invaluable contribución en la planificación urbana y la conservación de monumentos históricos de México durante los últimos 60 años.

El reconocimiento al investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se realizó la tarde del viernes en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología, estuvo encabezado por el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del INAH, quien señaló que con el homenaje se honra la trayectoria de un maestro que ha trabajado en la recuperación de ciudades y de su patrimonio arquitectónico, urbanístico y cultural, en situaciones de catástrofes como la que actualmente vive México.

Al homenaje se dieron cita Teresa Franco, ex directora del INAH; Marcos Mazari Hiriart y Andrés Isunza Fuerte, director y profesor de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, respectivamente; Ana Lilia Cepeda, responsable de la restauración de la Casa de Antonieta Rivas Mercado, y Francisco Covarrubias, director general de la Coordinación Metropolitana de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

El antropólogo Diego Prieto realizó un repaso por la fructífera trayectoria del doctor Cervantes, cuya vasta obra es visible en tantas ciudades y ha mejorado la vida cotidiana de millones de personas. “quizá sea justo decir que él modeló su existencia a imagen y semejanza de su casa de infancia en Santa María la Ribera, pues ha estado plena de los abundantes árboles que respetó su cuidadosa planificación urbana y de los libros que ha leído y escrito a lo largo de su vida.

Relató que el arquitecto introdujo la zonificación a la planificación urbana y la reglamentación de uso de suelo, lo que llevó a la elaboración de planes de ordenamiento territorial. “El doctor Cervantes ha puesto orden en más de cien urbes de México, como Manzanillo, Tijuana, Uruapan, Saltillo, Acapulco y Zacapu, así como en San Pedro Sula, Honduras, y principalmente, en nuestra ciudad capital, a la cual dotó de un plano de zonificación y uso futuro de suelo, preludio de la ley federal impulsada en 1976, que obligó a legislar en la materia.

Otros de los hitos urbanísticos en los que participó el arquitecto Cervantes fue la inspección de edificios por demoler después del terremoto de 1985, además del magno proyecto de rehabilitación del Centro Histórico de la Ciudad de México entre 2002 y 2006; como universitario insistió en la renovación de los planes de estudio de la Facultad de Arquitectura y presidió la Comisión de Posgrado, en la que propuso cuatro maestrías, entre ellas la de Restauración de Monumentos.

En su intervención, Teresa Franco, recordó que su primer encuentro con el arquitecto se lo debe al desaparecido Guillermo Tovar. “La primera vez que tuve oportunidad de hablar con el doctor Cervantes me di cuenta que, como me había dicho Guillermo Tovar, era un hombre sabio, pero además, con un saber monumental y con destacadas virtudes.

“Posee una enorme hondura en sus saberes, capacidad de ejecución, valentía para opinar con fundamentos y tomar decisiones, bonhomía, una entrega magisterial, fidelidad a sus convicciones y a sus amigos, finura en sus expresiones y también en su ironía penetrante, además tiene un espíritu positivo y emprendedor, y un gran amor a nuestro patrimonio cultural”.

Añadió que el doctor Cervantes representa un humanismo constituido por saberes sólidos que iluminan un escenario específico o la visión de un territorio. Su curiosidad inagotable y su capacidad de abrevar su conocimiento en libros es enorme.

El arquitecto Francisco Covarrubias definió al doctor Cervantes como el principal gestor del urbanismo contemporáneo en México. Sus estudios realizados en México y en el extranjero le dieron una visión integrada en la que se incorporó una visión sustentable, urbana y regional, por lo cual su obra de planeación se fue haciendo más amplia y cercana a la realidad. Asimismo, realizó más de 50 proyectos arquitectónicos, pero su actividad fundamental ha sido el desarrollo urbano y la restauración de centros históricos, como el de Morelia y el de la Ciudad de México.

Andrés Isunza quien ha mantenido una larga amistad con el doctor Cervantes, señaló que el homenajeado es un utopista, un visionario, pero también un maestro a quien le debemos gratitud. “Suele ocurrir que nos tardamos mucho en darnos cuenta de su magnífica influencia, y este homenaje puede servir para pagar algo de esa deuda y expresar nuestro enorme agradecimiento”.

Luego de que recibiera un diploma de reconocimiento, el arquitecto Cervantes agradeció al director general del INAH por el homenaje que se realizó en estos tiempos difíciles que vive México. “Este homenaje me ha sorprendido por la calidad de amigos que tengo, que a decir verdad, han exagerado en mucho sus palabras de las cosas que yo he hecho, agradezco a los ponentes por su compañía, pero sobre todo por su amistad porque con ellos he realizado a lo largo de los años estudios y proyectos”.

Tags: AntropólogoDiego PrietoPlanificación UrbanaMonumentos HistóricosINAH

Comparte

¿Qué opinas?




RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5