'EXVOTOS DE PARRAS, HISTORIAS DE FE DE UN PUEBLO', EN EL MUSEO REGIONAL DE LA LAGUNA

Fecha de publicación: 2016-10-24 por

BETA

En el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri 2016 que celebra la ciudad de Torreón, Coahuila, el Museo Regional de La Laguna, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), presenta en exposición un tesoro cultural que funde fe y narrativa en imágenes extraordinarias por su contenido histórico y poder expresivo: Exvotos de Parras, historias de fe de un pueblo mágico.

La exhibición consta de 105 exvotos realizados por artistas anónimos a lo largo de más de un siglo de peregrinaje a la Capilla del Santo Madero del pueblo vinícola de Parras de la Fuente, Coahuila, donde desde mediados del siglo XIX hasta la fecha, innumerables personas han dejado este tipo de ofrendas. La selección de piezas permite apreciar una amplitud de estilos, anécdotas y episodios narrados durante casi 150 años: las más antiguas datan de 1860 y las recientes de 2006.

La exhibición, organizada por el INAH y el Gobierno del Estado de Coahuila a través de la Secretaría de Cultura de Coahuila de Zaragoza, permanecerá en el recinto lagunero hasta el 8 de enero de 2017. Anteriormente se presentó en la Ciudad de México, Zacatecas, Tijuana y Guadalajara.

Conformada por pinturas sobre lámina, fotografías, dibujos y objetos dejados por los fieles en el santuario, da un panorama completo de los cambios en el estilo y las costumbres de cada época, así como las muy diversas maneras en las que los devotos del Santo Madero se han manifestado a través de piezas de arte popular.

También son testimonio de las esperanzas y conflictos de la población, y hablan, de forma elocuente, de las inquietudes de una ciudad que condensa cinco siglos de historia.

La exposición fue concebida en 12 ejes temáticos que analizan las diversas vertientes de estas ofrendas populares, haciendo acento en los aspectos históricos y su repercusión en las anécdotas individuales. Así, no sólo se da una visión cronológica y estilística, también se hace una aproximación humana que resalta las vivencias como punto de partida para la comprensión de cada época.

Los ejes temáticos que el público puede recorrer para apreciar este patrimonio son: La cruz, donde se compilan las piezas más antiguas; El peñasco, presenta el templo del Santo Madero como protagonista de los exvotos; El conflicto, con obras de 1910 a 1919 que narran el conflicto bélico revolucionario; Los artistas, que identifica a ciertos autores detrás de los exvotos; Los cerros, el cual propone la forma en la que los artistas resuelven el tema del cerro del Santo Madero y su compleja configuración geográfica.

El recorrido continúa con el tema de La salud, con exvotos que narran operaciones y agradecimientos por recobrar la salud; El accidente reúne piezas que evocan fuertes accidentes y milagrosas recuperaciones; Segunda Guerra Mundial muestra agradecimientos de combatientes mexicanos en ese conflicto; El milagro hace mención a favores atribuidos al Santo Madero; La familia, narra la presencia del Santo Madero y su influencia en el ámbito familiar; Intervenciones, conjunta exvotos elaborados en diversas técnicas como esgrafiado y collage, y Pasado y futuro, aborda la evolución del retablo en los últimos tiempos.

La exposición fue curada por la historiadora del Arte Ana Isabel Pérez Gavilán, investigadora de la Universidad Autónoma de Coahuila, quien junto con sus alumnos ha realizado la catalogación y registro de los exvotos.

Las piezas se acompañan de cedularios que ofrecen un contexto histórico y plástico del conjunto de obras, producto de la investigación del equipo de Ana Isabel Pérez Gavilán, así como de un análisis de las reliquias compuestas con fotografías, como ofrendas votivas, realizado por el historiador Carlos Recio Dávila.

El ofrecimiento del exvoto tiene su origen en las civilizaciones egipcias y mesopotámicas. Los más antiguos representan guerreros, jinetes o animales, normalmente elaborados en bronce. En el catolicismo, estas piezas pasaron a ser ofrenda dejada por los fieles que habían recibido un don o curación. Actualmente pueden verse en centros de peregrinación.

El Santo Madero de Parras es un santuario emblemático de esta población que diariamente convoca a decenas de fieles y turistas atraídos por su ubicación en lo alto del cerro del Sombreretillo, lugar desde donde se aprecia una panorámica del pueblo vinícola. La construcción del templo inició en 1868 y hoy representa un ícono de la ciudad. En su interior guarda una reliquia que, según la tradición oral, es una astilla de la cruz en la que crucificaron a Jesús.

Tags: MéxicoCiudadGobiernoNacionalEstadoSecretaríaCulturaInstitutoInternacional

Comparte

¿Qué opinas?


Más de turismo








RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5