LOS MUSEOS DEL SIGLO XXI, ESPACIOS PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS: DAVID FLEMING

Fecha de publicación: 2017-05-23 por

BETA

Las maneras en que los museos de distintas regiones y tipologías se enfrentan a un siglo de cambios vertiginosos, en el que se deben renovar las estrategias para acercarse a los públicos, fueron motivo de reflexión en la primera mesa de trabajo del Coloquio Internacional “Retos y Perspectivas de los Museos del Siglo XXI“, celebrado en el Museo de Guadalupe, en Zacatecas, con la participación de especialistas de América y Europa.

David Fleming, director de Museos Nacionales de Liverpool (World Museos), Reino Unido, donde fue presentada la exhibición Mayas, revelación de un tiempo sin fin para celebrar el Año Dual México-Reino Unido, implementó formas de gestión que han permitido cuadruplicar el número de visitantes en los museos de esa ciudad inglesa, pero el tema que considera importante debatir en el mundo es el de los derechos humanos.

El museo, dijo, es un sitio para hablar y defender los derechos humanos, sobre todo ahora que se están convirtiendo en instituciones globales y muchas veces hay que entablar relaciones culturales con países que no están avanzados en la materia.

El especialista inglés habló específicamente de un nuevo código de ética que implementó la Asociación de Museos del Reino Unido y que es aplicada tanto al interior de las instituciones, con el fin de que ésta prevalezca entre los trabajadores, como hacia los visitantes; explicó que anteriormente tales principios se basaban exclusivamente en el manejo de colecciones. Ahora se tiene que hablar de otros tópicos relacionados con una ética moderna y actualizada con los tiempos.

Ese conjunto de normas que valoran el comportamiento humano en comunidad, permite tomar mejores decisiones sobre lo que está pasando en el mundo, no solo respecto a temas como la repatriación de colecciones, también en cómo abordar a las personas con transexualidad… los enfermos de Sida… Para eso es el código de ética. La propuesta nace en el Reino Unido y ya se implementa en otras naciones.

Una de ellas es Estados Unidos donde, por ejemplo, existe interés en reflexionar sobre si se toman recursos de empresas para financiar proyectos culturales, dado que tomar dinero de cargos que no fueron elegidos por la gente implica reflexionar sobre los intereses privados que de alguna manera se están aceptando.

Fleming es presidente de la Asociación de Museos del Reino Unido y de la Federación Internacional de los Museos sobre los Derechos Humanos, continuamente es invitado a dar charlas sobre el manejo de colecciones pero también sobre los nuevos tópicos alrededor de los derechos humanos, postura que aborda en representación de los museos británicos.

El coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH, José Enrique Ortiz Lanz, se refirió a la red de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la más grande de México con 121 recintos abiertos al público, ubicados en casi todos los estados del país.

Recordó que se trata de instituciones que comenzaron a formarse antes que el INAH: hay museos como el Michoacano de más de 130 años y otros como el de Guadalupe que este 2017 festeja su centenario. Asimismo destacó que en México el desarrollo de estos espacios se ha sucedido de acuerdo con la economía; de esta manera, el boom petrolero de la época de José López Portillo coincidió con el mayor desarrollo de sitios museográficos que ha habido en el país: fueron 121 los abiertos al público en su sexenio.

Otro dato que destacó fue su distribución geográfica, dijo que la mayoría de museos está concentrada en la región que ocupó Mesoamérica, mientras en el norte del país hay una cantidad significativamente menor.

Explicó que la red del INAH está conformada por museos nacionales, regionales, de sitio arqueológico, de sitio histórico, locales, comunitarios y salas de exposiciones. Sin embargo, advirtió que es momento de buscar nuevas formas de clasificación, orientadas a la función que debe tener cada tipo.

Puso como ejemplo el Museo del Templo Mayor, que por su complejidad reúne las características para ser nacional, sin embargo sigue considerándose como de sitio arqueológico; señaló que la nueva clasificación abriría la posibilidad de mejorar, porque cada director tendría la responsabilidad de observar los lineamientos que le hacen falta para alcanzar los siguientes niveles, lo que implicaría tener una red más dinámica.

Asimismo, informó que la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones actualmente trabaja en la creación de nuevos lenguajes expositivos para captar públicos jóvenes, por ejemplo la serie de exhibiciones “Una pieza, una cultura” que se presenta en el Museo Nacional de Antropología, en la cual a partir de un objeto se desarrolla un discurso, como ocurrió con las muestras La Máscara de Calakmul. Universo de jade, crisol de una cultura y Caminos de luz. Universos huicholes, presentadas con gran éxito de asistencia.

Otra propuesta es armar exhibiciones basadas en la interdisciplina, como Máscaras mexicanas, simbolismos velados que se presentó en la Galería de Palacio Nacional, en la que convivieron arqueología, etnografía y arte. Un caso similar será la muestra sobre la flor en México, actualmente en preparación para ser presentada en el Museo de Guadalupe, sede del Coloquio, dentro de los festejos por su centenario; reunirá biología, historia, arqueología y etnografía.

Para crear nuevos proyectos tenemos que seguir partiendo de los estudios de público, porque son básicos para el conocimiento de lo que debe ser un museo, dijo Ortiz Lanz. Asimismo, continuó, crear sistemas de retroalimentación, dinamizar la red, llevar a cabo estudios de nuevas estrategias para la captación de mayores públicos. Estamos trabajando en alternativas de accesibilidad para personas con capacidades diferentes, y las estamos implementando en las exposiciones.

“Hace cien años, el 21 de mayo de 1917, el presidente Venustiano Carranza aprobó el proyecto de reestructuración de varias oficinas del gobierno federal, entre las que incluyó la creación del Museo Nacional de Historia y Artes Menores, en sustitución del Museo de Arqueología, Historia y Etnología. Por falta de recursos no se creó el nuevo museo, pero comenzó la reorganización del que había abierto Porfirio Díaz en 1910: su larga planeación terminaría 21 años después”, recordó en su ponencia Salvador Rueda, director del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec.

El historiador presentó un recuento histórico del desarrollo de los museos en México, específicamente del que dirige, partiendo de la reflexión sobre la creación del INAH, el 3 de febrero de 1939, cuando nacería formalmente y comenzaría a ramificarse intelectual, política y geográficamente.

“El INAH y su brote paralelo, el Museo de Historia, según lo veo a casi 80 años de distancia, se fueron definiendo sobre la marcha, logrando entender sus límites reales, sus fronteras y sus alcances al mismo ritmo de ir delineando especialidades, reglas, intereses y vida interna propia. No son vidas paralelas: el brote en el Castillo de Chapultepec fue la joya mayor durante un par de décadas, hasta su ramificación en 1964, cuando las colecciones del Museo de Historia dieron origen a otro recinto nacional y la institución se mostró frondosa con la siembra del contundente Museo Nacional de Antropología”.

Tags: MuseologíaReino UnidoConferenciaDerechos HumanosRetos y Perspectivas de los Museos del Siglo XXI

Comparte

¿Qué opinas?


Más de turismo








RECIBE GRATUITAMENTE LAS NOTICIAS DEL DF EN TU CELULAR





Facebook


El Cartón

El Cartón por Canek Leyva

#PolíticaEn5