MURIÓ EL ANTROPÓLOGO CÉSAR HUERTA, PROFESOR DE LA ENAH DURANTE MÁS DE 35 AÑOS
turismo
BETA
MURIÓ EL ANTROPÓLOGO CÉSAR HUERTA, PROFESOR DE LA ENAH DURANTE MÁS DE 35 AÑOS

El profesor-investigador César Huerta Ríos (1926-2017), uno de los antropólogos sociales más reconocidos en el medio académico y con más de 35 años de labor docente en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), falleció este lunes 20 de febrero.

Pilar en la formación de antropólogos, César Huerta nació el 25 de diciembre de 1926 en Chitre, Panamá. Sus estudios hasta el bachillerato los realizó en el Instituto Nacional de Panamá y posteriormente, en 1954, se trasladó a la Ciudad de México con la finalidad de estudiar sociología.

Sin embargo, por sugerencia de un amigo ingresó a la ENAH, que en esa época se encontraba en la calle de Moneda, en el Centro Histórico. Se matriculó en 1955 y acudió a cursos con profesores como Pablo Martínez del Río, Fernando Cámara Barbachano, Pedro Bosh Gimpera, Mauricio Swadesh y Arturo Monzón; a su vez, compartió aula con Guillermo Bonfil, Rodolfo Stavenhagen, Leonel Durán y Enrique Valencia, entre otros.

César Huerta terminó sus estudios de etnología y antropología social en 1960. A partir de entonces y hasta 1980 trabajó en varias instituciones federales, estatales o paraestatales, entre ellas el Centro de Investigaciones Agrarias del DAAC y la Secretaría de Obras Públicas y Asentamientos Humanos.

Sus actividades profesionales lo llevaron a realizar un intenso trabajo de campo en 28 estados de la República, el cual también tuvo una fuerte influencia en su formación.



Fue simpatizante de las ideas “de izquierda” y un lector conspicuo de los intelectuales de la China comunista, como Den Ziao Ping y Mao Tse Tung. Adicionalmente, fue un asiduo lector de Henry Lefevre, Maurice Godelier, Tim Ingold y Emmanuel Kant.

Entre 1969 y 1972 colaboró en el proyecto Rescate Etnográfico, bajo la dirección de Fernando Cámara Barbachano, que le permitió tener contacto con la etnia triqui en Oaxaca. Producto de sus indagaciones, en1979 presentó su tesis de maestría en Ciencias Antropológicas en la ENAH, trabajo por el cual un año después (1980) recibió el Premio Nacional de Antropología Julio de la Fuente, del Instituto Nacional Indigenista.

Un año más tarde, ingresó, previo examen de oposición, al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y su centro de trabajo fue, desde entonces, la ENAH. A partir de sus primeros años en la institución, César Huerta fue un asiduo defensor de la etnografía, del trabajo de campo y de una sólida formación teórico-antropológica de los estudiantes. A la vez, fue un firme defensor de los clásicos de la antropología, en especial de los estructural-funcionalistas, los estructural-marxistas y los funcional-marxistas.

César Huerta no sólo fue transmisor de las ideas de otros y formador de múltiples generaciones, también fue creador del método de análisis genético funcional, mismo que dirigió inicialmente al estudio de los sistemas de cargos, una propuesta epistemológica de la que se habla mucho pero se entiende y aplica poco.

Si bien, el trabajo de campo de César Huerta se desarrolló básicamente en territorio mexicano, en 1987 viajó a la República Popular China financiado por la Sociedad China de Amistad con el Extranjero; asimismo, apoyado por el INAH estuvo en Italia y España, donde participó en diversos congresos de antropología.

Formador de numerosas generaciones de estudiantes en la ENAH, la vida y obra de César Huerta son el resultado del trabajo de un hombre que hizo de la antropología su razón de ser.


Publicado por: Equipo de redacción 2017-02-21 221
Tags: AntropólogosEstudiantesRescate EtnográficoEtnia TriquiOaxacaINAHENAHCésar Huerta

¿Qué opinas?


Más de turismo